Distintos objetos de de deportes sobre una cama de distintas monedas del mundo

Las apuestas deportivas son un método para intentar ganar dinero, prediciendo los resultados de diferentes encuentros deportivos. La base es una apuesta sobre el ganador, o el resultado exacto de un encuentro determinado, o de una serie de encuentros.

Esta actividad es una de las formas de juego más extendidas en el mundo, aunque hay que tener claro que la legalidad de esta cambia mucho según el país en el que nos encontremos.

La cuna de las apuestas deportivas se encuentra en Reino Unido, donde nació a raíz de las carreras de galgos y caballos. Aunque su auge lo ha encontrado en las peleas de boxeo profesional de Estados Unidos, y en Europa, con los resultados del fútbol y baloncesto de primera división.

Pero desde los inicios del siglo XXI, con la llegada de Internet a todo el mundo, y más específicamente desde el desembarco masivo de los dispositivos inteligentes, las casas de apuesta online están subiendo como la espuma. Al igual que los diferentes tipos de apuesta que se pueden realizar, y a infinitos deportes. Actualmente en España hay más de 500.000 apostadores, y se gastan alrededor de 800 millones de euros al mes.

Desde la incorporación de Internet a nuestro día a día, muchas han sido las películas apocalípticas que han vaticinado graves problemas por un ataque a Internet, o una caída del mismo, ya que, a día de hoy, casi toda nuestra vida gira alrededor de esta red de información.

Y, según ha explicado la empresa LongRhythm, conocida por colaborar de forma habitual con el Gobierno de los Estados Unidos, de boca de su vicepresidente, James Carder, ese momento ha llegado. Las superpotencias informáticas están esperando desde hace tiempo una caída a nivel mundial de Internet que tendrá una duración aproximada de 24 horas, un día completo. Esto, será debido a un ataque informático, el mayor a la red en su breve pero intensa historia. Durante el 2016, ya hubieron varios intentos de ataques DDoS (denegación de servicio) que dejaron inutilizadas algunas plataformas, como Twitter, PayPal, The New York Times o Spotify, durante breves periodos de tiempo, que Carder explica como “misiles de prueba que han ido a parar en medio del océano infinito de Internet”.

 

Con el avance de la tecnología, es indudable que el comercio se vea afectado por ello. El mundo de las tiendas online queda categorizado aquí, siendo que si aprovechan las herramientas para su crecimiento, es evidente que obtendrán resultados satisfactorios. Una de las ventajas es que pueden llegar a cualquier parte del mundo con solo un clic de distancia. La comunicación con el comprador muchas veces se hace más sencilla y el cliente no tiene que salir de su casa para poder adquirir el producto que desee, lo cual ahorra tiempo y energía. Incluso, el mercado de productos digitales ha ido en aumento.

Después de la gran aparición de iTunes, aplicación de Apple, que ha conseguido vender nada más ni nada menos que más de 35 mil millones de canciones a más de medio millón de clientes, nadie se imaginaría que el mercado del vinilo renacería de sus cenizas como el nuevo ave fénix del mundo de los dj.

Según un articulo del 2015, las cifras de Nielsen Soundscan revelaban que del 2013 al 2014 las cifras de venta del vinilo aumento en más del 50% de un año para otro con más de 9 millones de discos vendidos en 2014. Hoy en día, esta claro que la venta de discos esta claramente en aumento.

Con este crecimiento de la venta de vinilos, paralelamente ha supuesto un crecimiento en las ventas de material para dj, entre los que destacamos las capsulas dj. Pero, ¿cómo funciona una capsula fonográfica?

Los ciudadanos que viven (o desean vivir) en Londres, se enfrentan cada día a mayores dificultades para poder establecerse allí. Y es que, el precio de la vivienda se ha disparado durante los últimos años, desplazando a gran parte de la población hacia las afueras de la city.

Ante la práctica imposibilidad de conseguir un inmueble, sea en alquiler o en ‘utópica’ propiedad, debido a los disparatados precios que alcanzan, los residentes buscan formas alternativas para poder quedarse allí.

Y una de ellas, son las pequeñas embarcaciones que discurren por los canales fluviales de la capital británica, a dónde están trasladándose familias enteras con la intención de poder sobrevivir al zarpazo inmobiliario.

Sensiblemente más económico

La situación de la vivienda en Londres no tiene visos de mejorar, de hecho, la calificación Standard & Poor’s ha anticipado ya un incremento de los precios en Reino Unido de alrededor de un 7% para 2015 y de un 5% para el 2016.

Esta escalada de precios provoca que, pese a tener un buen sueldo, el acceso a la vivienda sea realmente restringido. Por ello llegan más alternativas con las barcazas, que cuestan aproximadamente una cuarta parte de lo que costaría comprar una vivienda estándar en Londres.