Las mayores empresas tecnológicas con Sede en EEUU se han posicionado en contra del decreto antimigración del actual presidente electo americano, el magnate Donald Trump. Entre las 97 empresas que han firmado el escrito legal se encuentran las multinacionales Apple, Facebook, Google, Microsoft, Neflix, Uber o Twitter.

 

Estas empresas son conocidas mundialmente como “cazatalentos” ya que entre sus trabajadores cuentan con los mejores expertos en todas las áreas, sin tener en cuenta cuales son sus países de procedencia o religión.

 

 

El manifiesto ha sido presentado a principio de esta semana en la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de los Estados Unidos, que se encuentra en San Francisco, en el Estado de California. Aunque es una acción bastante extraña, viene precedida de las declaraciones por parte de altos representantes de las compañías más importantes durante las semanas precedentes, y por los problemas surgidos de que, algunos de los trabajadores procedentes de ciertos países catalogados como “peligrosos” por el nuevo presidente, estuvieran retenidos en diferentes aeropuertos sin poder acceder a sus puestos de trabajo.

 

Por ello, aunque el movimiento de unirse contra un decreto presidencial es poco frecuente, muestra el malestar y “la profundidad de la animosidad hacia la prohibición de Trump”, según palabras del diario americano The Washington Post, que se respira en Silicon Valley, epicentro de las mejores y más punteras empresas tecnológicas del mundo.

 

Aunque, esta medida por parte de las potencias tecnológicas tiene una clara explicación, ya que la medida de Donald Trump afecta de manera especial a Silicon Valley, donde gran parte de los empleados vienen de distintos puntos del mundo y, tienen un visado especial, que ya había sufrido recortes, y que, ahora se tendría que supeditar al nuevo decreto en caso de aprobarse. Hay que tener en cuenta que para estas empresas, la inmigración supone la fuente en la que beben y uno de los elementos centrales de todas las empresas.

 

La medida, a la que también se han sumado empresas reconocidas en el mundo como Ebay, Yelp, Pinterest, Mozilla, Dropbox o Salesforce no ha sido el primer movimiento en contra de las políticas racistas de Trump, ya que la pasada semana Apple ya estudiaba la posibilidad de tomar medidas contra las decisiones del presidente.

 

El escrito se ha presentado para dar fuerzas a la negativa del Juez Federal James Robart, que ha bloqueado provisionalmente el decreto, permitiendo así que  los refugiados o los ciudadanos de países entre los que se encuentra Libia, Sudan, Somalia, Siria o Irak, pudieran volver a entrar en los Estados Unidos, algo que no se permitía desde el 27 de enero.

 

Desde el Gobierno de los Estados Unidos, con el presidente Trump a la cabeza, se está intentando, de todas las formas posibles, apelar a la decisión y presentando peticiones a la Corte de Apelación para que se restaure el veto de entrada al Estados Unidos.