La archiconocida aplicación de mensajería instantánea y gratuita, Whatsapp, cumple ocho años, y para celebrarlo han lanzado una nueva actualización a la que popularmente han llamado el whatsapp stories que tiene a los usuarios del servicio divididos.

 

En menos de dos días el hastag #Whatsapp se ha convertido en Trending Topic de Twitter, donde se han encontrado casi el mismo número de opiniones a favor como en contra. A pesar de que los creadores no le han dado un nombre, los usuarios de las redes sociales ya la conocen como Whatsapp Stories, por parecerse, sospechosamente a otras aplicaciones.

 

 

Esta nueva versión de la aplicación de la nube verde permite el colgar videos, gif, o fotos que sólo estarán disponibles para nuestros contactos durante 24 horas, un día entero. Después de esto, se borrarán permanentemente, y ya no se podrá volver a acceder. Esta particularidad no es nueva ni mucho menos, ya que, en la aplicación de mensajes que potencia la fugacidad, Snapchat, está fue una de las características más importante para “enganchar” a gran parte de sus seguidores. Hace un tiempo Instagram también instaló esta actualización, y, Facebook también se subió al carro, incluyendo la opción de poder grabar un vídeo corto, una foto o crear un gif que sólo durará un tiempo determinado a la vista de todo el mundo.

 

Pero, aunque mucha gente sólo se ha fijado en los problemas de las copias de otras aplicaciones, o de la poca o mucha utilidad que se le puede dar, las desventajas van un paso más allá, ya que, la utilización indebida, o sin tener una mínima idea de seguridad de las actualizaciones de las redes sociales, en especial Whatsapp, puede poner en grave peligro a los usuarios. Por ello, vamos a desglosar cuáles son los principales problemas que puede presentar este Whatsapp Stories.

 

El estado, salvo que se le diga lo contrario, será público

 

Todos los cambios y estado de 24 horas que pongas, serán vistos por todos los contactos de tu télefono, salvo que dispongas de lo contrario. Por ello, si los usuarios de Whatsapp no quieren tener problemas, porque hay que recordar que en las listas de difusión se tiene a mucha gente -o lo que es peor, mucha gente te tiene sin que tu tengas consciencia de ello-, tendrán que tener cuidado con lo que publican.

 

El contenido del estado puede revelar demasiados datos

 

Hay que poner especial énfasis en lo que comparten los niños y adolescentes menores de edad, ya que la sensación de efímero es da una falsa seguridad, y muchas veces publican imágenes que les deja a merced de desalmados como pederastas o cibercriminales, que utilizan los datos que sonsacan de estos estados para realizar actos ilegales como secuestros o ciberbullying. Además, algunos datos que comparten muchos adultos sin darse cuenta, pueden dar información clave, como unas vacaciones, para ser objeto de robo.

 

Más posibilidades para los Hackers

 

Whatsapp es una aplicación instalada en millones de dispositivos móviles, y utilizada por cientos de millones de personas. Por ello, a pesar de que es una aplicación bastante segura -cada cierto tiempo revisan su seguridad y crean o mejoran sus protocolos, como el encriptamiento de los datos-, muchos criminales cibernéticos la tienen en su punto de vista, por la cantidad de información útil que se podría conseguir.

 

Webs piratas

 

Cuando existe la fugacidad en una aplicación, hay mucha gente que no llega a ver algo que puede acabar siendo muy comentado. Por ello, muchos hackers desarrollan nuevas aplicaciones paralelas que, en principio prometen acciones que la principal no lo hace, pero que en realidad esconden un malware.

 

Aparición de influencers

 

Con esta nueva actualización Whatsapp se va a convertir en otro escaparate que pueden utilizar muchas marcas, con personas que tienen cientos de amigos, y que, sus estados se visitan cientos de veces y se comparten. Esto, puede crear estafas por parte de empresas que, a cambio de cierta información te prometeran cientos de seguidores.

 

Estafas de ligue o sexting

 

También por medios de estafas electrónicas o Scam, muchos ciberdelincuentes pueden hacerse pasar por gente interesada en tener una cita o una relación, y al tiempo se destapen como extorsionadores en busca de dinero. Al igual, y más peligroso, de los niños, que, pueden colgar imágenes comprometidas, que, si caen en malas manos, las pueden utilizar para prostituir de alguna manera al menor.