El mundo evoluciona muy rápidamente y donde hace unos años no sabíamos qué era un Smartphone, hoy ni siquiera podemos vivir sin él. Y esto es una rueda que no para, por cierto, y es que cada día aparecen nuevos dispositivos electrónicos dispuestos a hacernos más fácil la vida.

Es el caso de los ‘wearables’, una nueva generación de dispositivos que nos podemos poner (véase unas gafas, una pulsera o un reloj) y que son considerados y etiquetados como ‘inteligentes’. Se trata de llevarnos la alta tecnología puesta, tal como si fuese un complemento o una prenda.

Interacción continua

Además de la ventaja de poder integrar en un mismo pequeño dispositivo muchas de las herramientas que utilizamos diariamente, ya sea en el ámbito de la comunicación o el ocio (teléfono, mensajería, fotos, reproductor MP3 y un larguísimo etcétera), también tienen la facultad de poder interactuar con el usuario.